iconActivityiconArrowBackiconArrowBottomiconBasketiconBasket2iconBasketGastroPlan de travail 1iconBubbleSingleiconBubbleSpeechiconCalendarcalendar iconCalendarCheckiconCheficonConciergeiconDelete iconDestinationexpandiconFacebookiconFavoritesiconFlowersiconGifticonGooglePlusiconHelp iconHistoryiconHomeiconHoteliconHouseRCiconHouseRC2iconInstagramiconInvitationiconLabeliconLinkediniconListiconLockiconLogouticonLysRCiconLysRCLefticonLysRCRighticonMailiconMedalPlusiconMembersiconMobileiconMoodboardiconNewsletter iconNotesiconPhoneiconPieiconPinteresticonPresentationiconPressReleaseiconPrinticonQuotesiconRefreshiconResaiconRestauranticonRoute1234iconScreeniconSearchiconSettingiconShareiconTagiconToqueiconToqueDrawingiconTrashCaniconTwittericonUsericonViewListiconViewMapiconVillaiconWaiterDrawingiconWineDrawingiconXperienceicon-flag_ch icon-flag_fr icon-flag_it gift icon-gift_calendar checkmark equalizer2 ticket gift icon-gift_enveloppeback-in-timeyjhjghicon-gift_help credit-card icon-gift_phone icon-gift_shop icon-gift_sphere truck user icon-gift_zoom

Al continuar navegando en nuestro sitio web, acepta el uso (i) de cookies para medir la audiencia del sitio web, su frecuencia y su navegación, para proponerle ofertas adaptadas según sus intereses y publicidad personalizada, y el uso (ii) de cookies de terceros destinadas a sugerirle vídeos, botones para compartir y publicación de contenidos de redes sociales.
Más información

Acercar el mapa

18 propiedades
Provenza / Languedoc

UNA TIERRA CAUTIVADORA

Su nombre evoca el canto de los grillos, el olor a lavanda y el color verde plateado de los olivos bajo el sol, la montaña Sainte-Victoire o el macizo de la Sainte-Baume que domina el pueblo de Nans-les-Pins. El marco encantador de la Provenza, favorecido por una insolación excepcional, ha inspirado a los escritores y pintores modernos. Marcel Pagnol (que rodó La Femme du boulanger en el pueblo del Castellet) y Jean Giono le deben sus mejores páginas, Cézanne y luego Braque quedaron deslumbrados por el pueblo de la Estaque y Van Gogh por Saint-Rémy-de-Provence.

En Marsella, unas horas en los muelles del Puerto Viejo o por las callejuelas del Panier, barrio popular que ha conservado su tejido medieval, bastan para sucumbir a su hechizo. La magia continúa a lo largo de la Canebière, la arteria principal de la ciudad, que toma su nombre de los cordeleros y comerciantes de cáñamo, o en el paisaje mineral de las calas, refrescantes enclaves marinos cuyas rocas calcáreas se precipitan en el azul del mar. Están a las puertas de la ciudad, bajo la protección de Notre-Dame-de-la-Garde, “la Bonne Mère” guardiana de la ciudad focea.


Se han encontrado 18 propiedades