iconActivityiconArrowBackiconArrowBottomiconBasketiconBasket2iconBasketGastroiconBubbleSingleiconBubbleSpeechiconCalendariconCalendarCheckiconCheficonConciergeiconDestinationexpandiconFacebookiconFavoritesiconFlowersiconGifticonGooglePlusiconHistoryiconHomeiconHoteliconHouseRCiconHouseRC2iconInstagramiconInvitationiconLabeliconLinkediniconListiconLockiconLogouticonLysRCiconLysRCLefticonLysRCRighticonMailiconMedalPlusiconMembersiconMobileiconMoodboardiconNewsletter iconNotesiconPhoneiconPieiconPinteresticonPresentationiconPressReleaseiconPrinticonQuotesiconRefreshiconResaiconRestauranticonRoute1234iconScreeniconSearchiconSettingiconShareiconTagiconToqueiconToqueDrawingiconTrashCaniconTwittericonUsericonViewListiconViewMapiconVillaiconWaiterDrawingiconWineDrawingiconXperience

Al continuar navegando en nuestro sitio web, acepta el uso (i) de cookies para medir la audiencia del sitio web, su frecuencia y su navegación, para proponerle ofertas adaptadas según sus intereses y publicidad personalizada, y el uso (ii) de cookies de terceros destinadas a sugerirle vídeos, botones para compartir y publicación de contenidos de redes sociales.
Más información

Acercar el mapa

5 propiedades
Marruecos

LOS COLORES CAMBIANTES DE MARRUECOS

Blanco, como los pueblos que dominan el Atlántico azul, vivo y agitado. Al pie de las murallas de la casba de Essaouira, los pescadores desembarcan doradas y salmonetes en la playa barrida por los alisios, donde los jinetes se ejercitan y lanzan sus caballos al galope. Casablanca es un laboratorio de modernidad arquitectónica de la primera mitad del XX. Los arquitectos vanguardistas de la cosmopolita capital económica del reino asociaron el hierro forjado marroquí y motivos Art déco, haciendo que los volúmenes cubistas y depurados del hábitat tradicional se correspondieran con las corrientes funcionalistas o de la Bauhaus.

El ocre de la medina, con su dédalo de callejuelas cuyos alto muros esconden suntuosos palacios – riads – y sus patios interiores; o simples caravasares – fondouks – únicos edificios con una puerta suficientemente alta como para que pasen los animales y su carga. En Fez, Meknes o Marrakech, en el laberinto del zoco hay que guiarse por el oído y el olfato. El ruido del metal amartillado indica la proximidad de los latoneros que cincelan teteras o lámparas de cobre. El aroma de la cúrcuma anuncia los puestos de especias multicolores.


Se han encontrado 5 propiedades

Relais & Châteaux
Descubra por qué reservar con Relais & Châteaux es un mundo de privilegios