iconActivityiconArrowBackiconArrowBottomiconBasketiconBasket2iconBasketGastroPlan de travail 1iconBubbleSingleiconBubbleSpeechiconCalendarcalendar iconCalendarCheckiconCheficonConciergeiconDelete iconDestinationexpandiconFacebookiconFavoritesiconFlowersiconGifticonGooglePlusiconHelp iconHistoryiconHomeiconHoteliconHouseRCiconHouseRC2iconInstagramiconInvitationiconLabeliconLinkediniconListiconLockiconLogouticonLysRCiconLysRCLefticonLysRCRighticonMailiconMedalPlusiconMembersiconMobileiconMoodboardiconNewsletter iconNotesiconPhoneiconPieiconPinteresticonPresentationiconPressReleaseiconPrinticonQuotesiconRefreshiconResaiconRestauranticonRoute1234iconScreeniconSearchiconSettingiconShareiconTagiconToqueiconToqueDrawingiconTrashCaniconTwittericonUsericonViewListiconViewMapiconVillaiconWaiterDrawingiconWineDrawingiconXperienceicon-flag_ch icon-flag_fr icon-flag_it gift icon-gift_calendar checkmark equalizer2 Plan de travail 2Plan de travail 1icon-gift_enveloppeback-in-timeyjhjghicon-gift_help credit-card icon-gift_phone icon-gift_shop icon-gift_sphere truck user icon-gift_zoom

Al continuar navegando en nuestro sitio web, acepta el uso (i) de cookies para medir la audiencia del sitio web, su frecuencia y su navegación, para proponerle ofertas adaptadas según sus intereses y publicidad personalizada, y el uso (ii) de cookies de terceros destinadas a sugerirle vídeos, botones para compartir y publicación de contenidos de redes sociales.
Más información

Acercar el mapa

12 propiedades
Bretaña

LA HIJA DEL VIENTO

Es una tierra que vive al ritmo del mar. Las olas y el viento esculpen su perfil blanco de espuma, las mareas moldean sus paisajes. En Bretaña, se vive en la tierra, en el mar y en el “estrán”, una gran extensión de arena y rocas que aparece en la bajamar. Las fronteras entre tierra y mar se desdibujan, el agua remonta por los canales hasta las prados salinos cuya hierba perfumada da al cordero un sabor exquisito. En el norte: Roscoff, Morlaix y Saint-Malo, los graznidos de las gaviotas y el tintineo de las drizas evocan aventuras corsarias y epopeyas marinas. La costa Esmeralda, llena de senderos costeros bordeados por aliagas y brezos, ofrece a los más pacientes lo mejor de la pesca a pie: la delicada oreja de mar que crece en las aguas costeras frías. Desde la Pointe du Grouin, en el extremo oeste de la costa, se abarca el panorama espectacular del Mont- Saint-Michel, las Islas Chausey y la costa normanda.

Para ir hacia el sur, podemos dejar atrás balizas y amarras e ir por el interior, donde el olor del mar se mezcla con el de la tierra labrada. En algunos lugares se mantiene aún la tradición de los recolectores de algas que antaño se utilizaban para fertilizar los huertos. Las carreteras y caminos, bajo las bóvedas majestuosas de robles y castaños, están jalonados por cruceros esculpidos o simples cruces de piedra; y nos llevan hacia otro paisaje costero, bañado por luces que contrastan entre sí, donde se suceden acantilados, bahías arenosas, puertos protegidos y pueblos de veraneo. En verano, las escuelas de vela de la bahía de Quiberon y de La Baule exhiben Optimists, veleros ligeros y catamaranes sobre las aguas protegidas del oleaje predominante que viene del oeste. 


Se han encontrado 12 propiedades