iconArrowBackiconArrowBottomiconBasketiconBasket2iconBasketGastroiconBubbleSingleiconBubbleSpeechiconCalendariconCalendarCheckiconCheficonConciergeiconDestinationiconFacebookiconFavoritesiconFlowersiconGooglePlusiconHomeiconInstagramiconInvitationiconLabeliconLinkediniconListiconLockiconLogouticonLysRCiconMedalPlusiconNotesiconPinteresticonRefreshiconResaiconRoute1234iconSearchiconSettingiconShareiconTagiconToqueiconToqueDrawingiconTrashCaniconTwittericonUsericonViewListiconViewMapiconVillaiconWaiterDrawingiconWineDrawingiconXperience
A propósito de Relais & Châteaux
Descubra nuestros restaurantes gourmet y nuestros hoteles con encanto en todo el mundo

6 propriedades
Caribe

DIVERSIDAD SINGULAR

¿Los Caribes o el Caribe? ¿Único o diverso? La cuestión no se ha zanjado nunca, aun cuando, llevando la contraria a los antiguos que optaban por el singular, hoy nos inclinemos más por el plural. Hay que señalar que las islas se cuentan por centenares en estas aguas de sabor salado pero dulces por su temperatura, y con frecuencia de color turquesa, más que gris perla. ¿Mirar de reojo una preciosa carrocería americana, ante un patio colonial de la vieja Habana? ¿Contonearse a ritmo de bachata en Santo Domingo? ¿Refrescarse con una piña colada bajo las flores azules de un guayacán en Puerto Rico? ¿O vibrar con la multitud multicolor que baila en el carnaval de Trinidad? Agotar las particularidades locales es misión imposible y mucho mejor que sea así. De una isla a otra, la diversidad se hace patente en la creatividad de la cocina (se nos abre el apetito sólo de pensar en un colombo de pollo, un ajiaco cubano o una ensalada de chayotes tibios) y también en la omnipresente música, que suena en todo momento y lugar, sobre todo a la hora de dormir.

Calypso, merengue, salsa, soca, reggae y reggaeton, zouk y rumba: con este amplísimo catálogo nos resulta difícil elegir. Y si echamos mano de las viejas estrellas de pantalón blanco y camisa bordada, podremos aumentar el repertorio con mambos, charleston o boleros. Es fácil cultivar la nostalgia en estas latitudes. También la poesía que se encuentra en los nombres que son como fórmulas mágicas salidas de antiguos grimorios. Aquí se encuentran los cayos, que inspiraron a John Houston (su memorable tormenta de Cayo Largo), Indias occidentales (de cuando Cristóbal Colón creía haber llegado a Japón, cuando en realidad estaba en Bahamas), las grandes y las pequeñas Antillas, las islas de Barlovento y las de Sotavento. Hay también dúos memorables – Turks y Caicos, Trinidad y Tobago, Saint Kitts y Nevis – y la etimología se convierte en un juego de niños: podemos esnifar tabaco en Tobago, venerar a San Martín en Martinica, dejarnos crecer la barba en Barbados, pasearnos en bermudas en las Bermudas. En cuanto a las islas Caimán y Puerto Rico, su significado ha estado siempre claro a través de los siglos.

Relais & Châteaux
6 Relais & Châteaux forman parte de su selección
Caribe

Lugares extraordinarios - Caribe

Seleccione

Relais & Châteaux
Descubra por qué reservar con Relais & Châteaux es un mundo de privilegios