iconActivityiconArrowBackiconArrowBottomiconBasketiconBasket2iconBasketGastroiconBubbleSingleiconBubbleSpeechiconCalendariconCalendarCheckiconCheficonConciergeiconDestinationexpandiconFacebookiconFavoritesiconFlowersiconGifticonGooglePlusiconHistoryiconHomeiconHoteliconHouseRCiconHouseRC2iconInstagramiconInvitationiconLabeliconLinkediniconListiconLockiconLogouticonLysRCiconLysRCLefticonLysRCRighticonMailiconMedalPlusiconMembersiconMobileiconMoodboardiconNewsletter iconNotesiconPhoneiconPieiconPinteresticonPresentationiconPressReleaseiconPrinticonQuotesiconRefreshiconResaiconRestauranticonRoute1234iconScreeniconSearchiconSettingiconShareiconTagiconToqueiconToqueDrawingiconTrashCaniconTwittericonUsericonViewListiconViewMapiconVillaiconWaiterDrawingiconWineDrawingiconXperience

Al continuar navegando en nuestro sitio web, acepta el uso (i) de cookies para medir la audiencia del sitio web, su frecuencia y su navegación, para proponerle ofertas adaptadas según sus intereses y publicidad personalizada, y el uso (ii) de cookies de terceros destinadas a sugerirle vídeos, botones para compartir y publicación de contenidos de redes sociales.
Más información

Acercar el mapa

42 propiedades
Estados Unidos (Este)

Desde que tome la U.S. Route 1, deseará que el viaje dure un año como mínimo. 

Pocas ciudades resultan tan fascinantes. Por la literatura y las vanguardias artísticas que ha inspirado, las revoluciones, las modas y los movimientos económicos que ha engendrado, Nueva York es a la era moderna lo que Babilonia, Jerusalén, Roma o Alejandría fueron para la antigüedad: una ciudad madre. Su propia silueta, erizada de rascacielos, encarna la idea de progreso ¿Qué ciudad define mejor el mestizaje, la velocidad, la desmesura, el sentido del riesgo? Capital del jazz y del dinero, el telón de fondo de Citizen Kane persigue su propia metamorfosis hasta el aturdimiento: “Nueva York era un espacio inagotable, un laberinto de pasos infinitos, y fuera lo lejos que fuera y tuviera el conocimiento que tuviera de sus barrios y sus calles, siempre le dominaba la sensación de hallarse perdido. Perdido no solo en la ciudad sino también en sí mismo”. Como Daniel Quinn, protagonista de Ciudad de cristal de Paul Auster, el viajero que llega a Manhattan está abocado al vértigo. No nos sorprende, ya que la Gran Manzana, que cuenta hoy con 20 millones de habitantes, parece atrapar el mundo en sus redes. Mosaico de culturas, a un lado y otro de Broadway, los barrios viven en perpetua mutación: Midtown y sus restaurantes, Hell’s Kitchen, antiguo territorio de bandas convertido en el de los restaurantes de moda, Meatpacking y sus antiguos almacenes, regenerado por los concept-stores, las galerías y los bares, SoHo y sus lofts, Chelsea, East Village… y más allá, Brooklyn, ciudad obrera colonizada por los bobos – burgueses bohemios – antes que Harlem y el Bronx. En parte, Nueva York debe este renacimiento a sus chefs que han sabido aprovechar la riqueza de la tierra, como vemos en los grandes mercados de la ciudad: Union Square o Chelsea Market. Ahí se reagrupan los granjeros locales, venidos sobre todo de los montes Catskill, para defender los productos de una agricultura responsable. Un gusto por lo “green” muy palpable en la evolución reciente de Nueva York. Así, hace cinco años era prácticamente imposible, pero hoy se puede pasear en bicicleta o disfrutar de un poco de calma sobre el césped de Central Park o de la High Line, antigua vía férrea rehabilitada y convertida en paseo paisajístico.

Pocas ciudades resultan tan fascinantes. Por la literatura y las vanguardias artísticas que ha inspirado, las revoluciones, las modas y los movimientos económicos que ha engendrado, Nueva York es a la era moderna lo que Babilonia, Jerusalén, Roma o Alejandría fueron para la antigüedad: una ciudad madre. Su propia silueta, erizada de rascacielos, encarna la idea de progreso.


Se han encontrado 42 propiedades

Relais & Châteaux
Descubra por qué reservar con Relais & Châteaux es un mundo de privilegios