iconActivityiconArrowBackiconArrowBottomiconBasketiconBasket2iconBasketGastroiconBubbleSingleiconBubbleSpeechiconCalendariconCalendarCheckiconCheficonConciergeiconDestinationexpandiconFacebookiconFavoritesiconFlowersiconGifticonGooglePlusiconHistoryiconHomeiconHoteliconHouseRCiconHouseRC2iconInstagramiconInvitationiconLabeliconLinkediniconListiconLockiconLogouticonLysRCiconLysRCLefticonLysRCRighticonMailiconMedalPlusiconMembersiconMobileiconMoodboardiconNewsletter iconNotesiconPhoneiconPieiconPinteresticonPresentationiconPressReleaseiconPrinticonQuotesiconRefreshiconResaiconRestauranticonRoute1234iconScreeniconSearchiconSettingiconShareiconTagiconToqueiconToqueDrawingiconTrashCaniconTwittericonUsericonViewListiconViewMapiconVillaiconWaiterDrawingiconWineDrawingiconXperience

Al continuar navegando en nuestro sitio web, acepta el uso (i) de cookies para medir la audiencia del sitio web, su frecuencia y su navegación, para proponerle ofertas adaptadas según sus intereses y publicidad personalizada, y el uso (ii) de cookies de terceros destinadas a sugerirle vídeos, botones para compartir y publicación de contenidos de redes sociales.
Más información

Acercar el mapa

23 propiedades
Alemania

Durante mucho tiempo, Alemania ha tenido fama de ser austera, de estar intensamente industrializada y de mostrar en todo momento una gran formalidad.

Bañada por el mar del Norte y el Báltico, salpicada de bosques y surcada por ríos, el norte de Alemania es una mezcla de rudeza y generosidad. En la isla de Sylt, el punto más septentrional del país, la tierra recubierta de rosas silvestres y brezo se transforma en dunas al presentir la costa. Las grandes familias de Hamburgo vienen a bañarse en el mar con mucha elegancia: se llega a las playas en bicicleta, se sortean las dunas mediante decorativas pasarelas de madera y se descansa en cabinas de mimbre sobre la arena.Sylt es un escondite donde los veraneantes, después de sus sesiones de surf o de sauna nórdica, se refugian en sus bonitas casas con techos de paja.

1901. Guillaume Apollinaire se aleja de las callejuelas de Montmartre y de los cabarets. Temporalmente prefiere las riberas románticas del valle del Rin, con sus viñedos a ambos lados. El encantador se rinde a la Noche renana, descubre la ciudad de Bacharach y sus casas con entramados de madera y acaricia con su pluma el rostro opalino de una ninfa de la mitología germánica, Lorelei. “Hechicera rubia” sentada en su roca. “Sus ojos del color del Rin sus cabellos del color del sol” difunden su respalndor mortal. La leyenda inspira al poeta.


Se han encontrado 23 propiedades

Relais & Châteaux
Descubra por qué reservar con Relais & Châteaux es un mundo de privilegios