Cerrar Close
Relais & Châteaux es un mundo en sí, un mundo diverso. Un mundo acogedor, amable y gourmet, en el que la exigencia de máxima calidad común a nuestros afiliados se une la pasión por su establecimiento y por el territorio que lo acoge.
Fermer fermer
El arte de regalar Relais & Châteaux con nuestros Cheques y Cofres regalo CRÉATION. Para disfrutar de un fi n de semana encantador en un escenario excepcional, de una estancia alejada del mundo o de una cena gastronómica en la mesa de uno de nuestros Grands Chefs, más de 300 establecimientos de Relais & Châteaux acogen a las personas que haya elegido para regalarles una experiencia inolvidable.

¿Beneficiario de un regalo CRÉATION? ¿Beneficiario de un forfait LYS?

Cerrar Close
Descubran una auténtica vuelta al mundo, por la colección de Relais & Châteaux. Sea cual sea la ocasión o la duración de su estancia, cada establecimiento le ofrecerá lo mejor de su cultura y su región.
Nuestro canal de TV
Vea nuestros videos temáticos
 
 
Cerrar Close
Vivir una experiencia Relais & Châteaux significa vivir nuevas sensaciones. Cada una de nuestras casas le invita a explorar una variedad incomparable de sensaciones, en la que la belleza del lugar, la calidez de la acogida y la calidad de la cocina se conjugan a la perfección. Aromas y sabores, paisajes y colores hacen que cada estancia se convierta en una vivencia única e intensa.
Cerrar Close
Descubran nuestra excelente oferta gastronómica, clásica o contemporánea pero siempre creativa y sorprendente. Una creatividad reconocida en todo el mundo, ya que nuestros Grands Chefs forman parte de la élite de la gastronomía mundial.

Imprimir esta página [ES] Envoyer cette page à un ami

Quince Restaurant.

Restaurante de un Grand Chef Relais & Châteaux en una ciudad. Estados Unidos,San Francisco

Michael Tusk

Chef
Quince Restaurant San Francisco 94133

Chef y propietario reconocido de los restaurantes Quince y Cotogna, Michael Tusk utiliza los ingredientes más frescos para crear sus platos sabrosos y auténticos con influencia italiana.

Nacido en New Jersey, desde muy joven Michael desarrolla una gran curiosidad por la cocina. Mientras estudia historia del arte en la universidad de Tulane, consigue su primer trabajo de cocinero e inmediatamente se siente atraído por este sector. A continuación Michael se inscribe en el Culinary Institute of America de Hyde Park, New-York, donde se consagra oficialmente al arte culinario.

Al acabar sus estudios, Michael se va a Europa para adquirir experiencia en restaurantes con estrella Michelin de Francia e Italia. Su experiencia en la región italiana de Barbaresco fue una fuente de inspiración que despertó en él un interés profundo por la cocina regional del norte de Italia y ha influido notablemente en su estilo de cocina.

Cuando Michael vuelve a los Estados Unidos en 1988, se instala en la bahía de San Francisco y debuta en el legendario restaurante Stars. Un año después deja ese empleo por un puesto en el Chez Panisse donde permanece durante cuatro años. Michael debe gran parte de su ideario gastronómico al periodo que pasó bajo la influyente tutela de Alice Waters y después del chef Bertolli.

Después de dejar Chez Panisse en 1994, pasa seis meses en Francia trabajando en restaurantes con estrella antes de volver a la bahía de San Francisco para trabajar con Bertolli en el restaurante Oliveto, en Oackland. En el transcurso de los seis años que estuvo en este restaurante italiano muy concurrido, los dos chefs viajan con frecuencia a Italia en busca de inspiración y nuevos ingredientes para sus menús.

Decidido a abrir su propio restaurante, deja Oliveto en el 2000 y pasa unos cuantos años en Chez Panisse mientras encuentra el local adecuado. En 2003, Michael y su mujer Lindsay descubren un sitio pintoresco en el barrio de Pacific Heights, en San Francisco, y abren el Quince, un restaurante con influencias italianas que exalta la abundancia de productos que ofrecen las estaciones en el norte de California. Este restaurante íntimo, de 60 cubiertos, se convierte rápidamente en uno de los mejores destinos gastronómicos de la ciudad y Michael adquiere notoriedad por su relación con los proveedores locales.

En 2009, los Tusk trasladan su restaurante a un edificio histórico de 1907, construido en ladrillo y madera y situado en Jackson Square en San Francisco, lo que les permite abrir al año siguiente un segundo restaurante, el Cotogna, en el mismo edificio. Después del traslado, Quince obtiene una estrella Michelin y cuatro estrellas del San Francisco Chronicle. Por su parte, el Cotogna se convierte en un sitio muy conocido por su cocina rural, italiana y californiana.

En 2011, Tusk obtiene el James Beard Award al ‟mejor chef de la región del Pacífico”. Cuando no recorre los mercados agrícola o está cocinanado, Michael es un ferviente coleccionista de arte y aficionado a la música.


¿Cuál ha sido su experiencia gastronómica más emocionante?
Mi primera visita hace años al Ristorante Guido da Costigliole. Fui allí con dos productores de vino italianos y degusté una comida suculenta acompañada de vinos increíbles. Más recientemente, en noviembre de 2012, viví una experiencia sensacional en el Piazza Duomo, en Alba. Mi primera comida fue tan buena que cancelé mi viaje de vuelta para volver a comer al día siguiente.

¿El incidente más divertido relacionado con la cocina ?
Estaba preparando una comida especial para un famoso productor de vino. Tenía langostas puestas en la plancha y estaba a punto de servirlas. Las coloqué en la parte delantera de la parrilla para dejarlas reposar. Coloqué mis platos, puse la guarnición y a continuación separé la langosta del caparazón. Se trataba de una pequeña recepción para 12 personas. Cuando retiré la langosta del caparazón, me faltaba una parte. Miré por la ventana de la cocina y vi un perro que salía huyendo con la langosta en la boca. Huelga decir que tuve que rehacer los platos y arreglarme con lo que tenía a mano.

¿Su mejor consejo para los cocineros que empiezan?
Encontrar un mentor que le inspire confianza y, en la medida de lo posible, trabajar en cocinas diferentes de otros países. Tener muy presente que se está en un proceso de aprendizaje continuo y es necesario esforzarse cada día.