Cerrar Close
Relais & Châteaux es un mundo en sí, un mundo diverso. Un mundo acogedor, amable y gourmet, en el que la exigencia de máxima calidad común a nuestros afiliados se une la pasión por su establecimiento y por el territorio que lo acoge.
Fermer fermer
El arte de regalar Relais & Châteaux con nuestros Cheques y Cofres regalo CRÉATION. Para disfrutar de un fi n de semana encantador en un escenario excepcional, de una estancia alejada del mundo o de una cena gastronómica en la mesa de uno de nuestros Grands Chefs, más de 300 establecimientos de Relais & Châteaux acogen a las personas que haya elegido para regalarles una experiencia inolvidable.

¿Beneficiario de un regalo CRÉATION? ¿Beneficiario de un forfait LYS?

Cerrar Close
Descubran una auténtica vuelta al mundo, por la colección de Relais & Châteaux. Sea cual sea la ocasión o la duración de su estancia, cada establecimiento le ofrecerá lo mejor de su cultura y su región.
Nuestro canal de TV
Vea nuestros videos temáticos
 
 
Cerrar Close
Vivir una experiencia Relais & Châteaux significa vivir nuevas sensaciones. Cada una de nuestras casas le invita a explorar una variedad incomparable de sensaciones, en la que la belleza del lugar, la calidez de la acogida y la calidad de la cocina se conjugan a la perfección. Aromas y sabores, paisajes y colores hacen que cada estancia se convierta en una vivencia única e intensa.
Cerrar Close
Descubran nuestra excelente oferta gastronómica, clásica o contemporánea pero siempre creativa y sorprendente. Una creatividad reconocida en todo el mundo, ya que nuestros Grands Chefs forman parte de la élite de la gastronomía mundial.

Imprimir esta página [ES] Envoyer cette page à un ami

Dal Pescatore Santini.

Restaurante de un Grand Chef Relais & Châteaux en el campo. Italia,Canneto S/O (Mantova)

Nadia et Giovanni Santini

Chef
Dal Pescatore Santini Canneto S/O (Mantova) I-46013

La historia de la familia Santini empieza en 1925 con Antonio Santini, el abuelo de mi marido, que había vuelto de la gran guerra con su mujer Teresa –era pescador y se convirtió en dueño de un albergue-. Con su hijo Giovanni, mi suegro y la mujer de éste, Bruna, mi suegra, transformó la casa familiar en restaurante. Conocí a Antonio durante nuestros estudios de ciencias políticas y ciencias de la alimentación en Milán. Nos casamos en 1974 y nos fuimos de luna de miel a Francia: una revelación. Descubrimos el arte de vivir y la gran cocina francesa. Nos cruzamos con grandes chefs y, de vuelta a casa, quisimos hacer lo mismo.

Nuestros dos hijos Giovanni y Alberto también son unos apasionados de la cocina.
Giovanni, el mayor, tras sus estudios universitarios de Ciencias de la Nutrición, decidió ser cocinero como yo, y con mi suegra Bruna.

En el Pescatore, realizamos una cocina esencial, con la finalidad de poner en valor los productos de la naturaleza.

Podríamos definir nuestra cocina como una búsqueda de la verdad: una búsqueda que une simplicidad y valorización de los productos.


¿Cuál ha sido su mayor emoción gastronómica?
Todos los “grandes” restaurantes nos emocionan y nos fascinan por el vínculo entre la cocina y los que la hacen. Eso hace que sean lugares de emoción. Esto es lo que sentimos, por ejemplo, en la Auberge de l’Ill de Illhaeusern dirigida por los Haeberlin y en Collonges en el Mont d’Or casa de Paul Bocuse.

¿El incidente de cocina más divertido que haya experimentado?
Una noche, nuestro restaurante estaba completo. Todos los clientes estaban sentados en sus mesas, cuando una terrible tormenta apagó la electricidad y el gas. Encendimos los candelabros, servimos culatello y champán esperando a que el técnico restableciera las líneas. Vino después de una hora, y el final fue el comienzo romántico de una noche inolvidable… ¡Pero qué miedo!

¿Su mejor consejo para los cocineros aficionados?
Resaltar productos combinando sencillez, fantasía, rigor y cordura.