Cerrar Close
Relais & Châteaux es un mundo en sí, un mundo diverso. Un mundo acogedor, amable y gourmet, en el que la exigencia de máxima calidad común a nuestros afiliados se une la pasión por su establecimiento y por el territorio que lo acoge.
Fermer fermer
El arte de regalar Relais & Châteaux con nuestros Cheques y Cofres regalo CRÉATION. Para disfrutar de un fi n de semana encantador en un escenario excepcional, de una estancia alejada del mundo o de una cena gastronómica en la mesa de uno de nuestros Grands Chefs, más de 300 establecimientos de Relais & Châteaux acogen a las personas que haya elegido para regalarles una experiencia inolvidable.
Cerrar Close
Descubran una auténtica vuelta al mundo, por la colección de Relais & Châteaux. Sea cual sea la ocasión o la duración de su estancia, cada establecimiento le ofrecerá lo mejor de su cultura y su región.
Nuestro canal de TV
Vea nuestros videos temáticos
 
 
Cerrar Close
Vivir una experiencia Relais & Châteaux significa vivir nuevas sensaciones. Cada una de nuestras casas le invita a explorar una variedad incomparable de sensaciones, en la que la belleza del lugar, la calidez de la acogida y la calidad de la cocina se conjugan a la perfección. Aromas y sabores, paisajes y colores hacen que cada estancia se convierta en una vivencia única e intensa.
Cerrar Close
Descubran nuestra excelente oferta gastronómica, clásica o contemporánea pero siempre creativa y sorprendente. Una creatividad reconocida en todo el mundo, ya que nuestros Grands Chefs forman parte de la élite de la gastronomía mundial.

Imprimir esta página [ES] Envoyer cette page à un ami

Restaurant Mirazur.

Restaurante de un Grand Chef Relais & Châteaux a orillas del mar. Francia,Menton

Mauro Colagreco

Chef
Restaurant Mirazur Menton 06500

De origen italoargentino, Mauro Colagreco es chef y propietario del restaurante Mirazur, ubicado en Menton, en la Costa Azul. Comienza su formación en Buenos Aires, en la escuela de hostelería Gato Dumas. También en Buenos Aires, trabajó en varios de los restaurantes más prestigiosos de dicha capital, entre ellos: Catalinas, Rey Castro, Mariani y Azul Profundo.

En 2001, el joven chef, que acababa de terminar su formación, decidió marcharse al país de la gastronomía por excelencia. Una vez en Francia, hizo sus primeras prácticas en el restaurante de Bernard Loiseau, en donde permaneció como segundo jefe de partida, hasta el fallecimiento de Loiseau, en 2003. A continuación, trabajó en París en diversos establecimientos: fue segundo de cocina con Alain Passard en l'Arpège; segundo jefe de partida con Alain Ducasse en el hotel Plaza Athénée y, finalmente, trabajó un año en el Grand Véfour. En 2006, Mauro Colagreco se instaló en Menton, en un edificio de los años 50: el Mirazur, con vistas maravillosas al Mediterráneo. Apenas seis meses después de la inauguración del restaurante, a Mauro Colagreco le fue otorgado el premio “Revelación del Año”, una nueva categoría de la guía Gault & Millau, en reconocimiento a sus logros. A continuación, en menos de un año, recibía su primera estrella Michelin. En 2009, el Mirazur se convirtió oficialmente en uno de los mejores restaurantes del mundo, incluido en la clasificación de S. Pellegrino: World’s 50 Best Restaurants. En ese mismo año, Mauro Colagreco recibió el galardón de “Cocinero del Año” otorgado por la prestigiosa guía de restaurantes Gault & Millau; es el primer chef de nacionalidad no francesa en recibir dicho premio. En 2010, al Mirazur le fueron otorgados 4 Toques en la clasificación de Gault & Millau y, en febrero de 2012, la Guía Michelin le concedió su segunda estrella; además, el Mirazur se situó en el puesto 24 de la clasificación de S. Pellegrino de los 50 mejores restaurantes del mundo, su propietario fue nombrado Caballero de las Artes y las Letras y se convirtió también en Grand Chef Relais & Châteaux.


¿Cuál ha sido su experiencia gastronómica más emocionante?
Comer en casa de mi abuela Amalia, ella es quien me ha hecho amar la cocina.

¿El incidente más divertido relacionado con la cocina?
El día en que olvidé en la cámara fría un cubo de agua en el que había puesto a desalar unas algas. Algunos días más tarde, ya un poco nervioso, lo encontré y cuando miré en el cubo el agua había tomado el color rosa de las algas. Entonces me dije, voy a probarla de todas maneras. Y así descubrí el agua de dulse (el nombre del alga), que he utilizado durante mucho tiempo en uno de los platos clásicos del Mirazur.

¿Su mejor consejo para los cocineros que empiezan?
Que no se le suba a la cabeza


Restaurant

Obtenga disponibilidad en línea para una cena o un almuerzo

Reservar su mesa