Cerrar Close
Relais & Châteaux es un mundo en sí, un mundo diverso. Un mundo acogedor, amable y gourmet, en el que la exigencia de máxima calidad común a nuestros afiliados se une la pasión por su establecimiento y por el territorio que lo acoge.
Fermer fermer
El arte de regalar Relais & Châteaux con nuestros Cheques y Cofres regalo CRÉATION. Para disfrutar de un fi n de semana encantador en un escenario excepcional, de una estancia alejada del mundo o de una cena gastronómica en la mesa de uno de nuestros Grands Chefs, más de 300 establecimientos de Relais & Châteaux acogen a las personas que haya elegido para regalarles una experiencia inolvidable.

¿Beneficiario de un regalo CRÉATION? ¿Beneficiario de un forfait LYS?

Cerrar Close
Descubran una auténtica vuelta al mundo, por la colección de Relais & Châteaux. Sea cual sea la ocasión o la duración de su estancia, cada establecimiento le ofrecerá lo mejor de su cultura y su región.
Nuestro canal de TV
Vea nuestros videos temáticos
 
 
Cerrar Close
Vivir una experiencia Relais & Châteaux significa vivir nuevas sensaciones. Cada una de nuestras casas le invita a explorar una variedad incomparable de sensaciones, en la que la belleza del lugar, la calidez de la acogida y la calidad de la cocina se conjugan a la perfección. Aromas y sabores, paisajes y colores hacen que cada estancia se convierta en una vivencia única e intensa.
Cerrar Close
Descubran nuestra excelente oferta gastronómica, clásica o contemporánea pero siempre creativa y sorprendente. Una creatividad reconocida en todo el mundo, ya que nuestros Grands Chefs forman parte de la élite de la gastronomía mundial.

Imprimir esta página [ES] Envoyer cette page à un ami

Restaurant Initiale.

Restaurante de un Grand Chef Relais & Châteaux en una ciudad. Canadá,Québec

Yvan Lebrun

Chef
Restaurant Initiale Québec G1K 4A1

Nací en Cancale, en Bretaña, con una madre costurera y un padre marinero. Mis abuelos trabajaban la tierra y vendían pescado.

Con 14 años, trabajé en la Métairie de Beauregard en St Malo, junto a Jacques Gonthier, que había realizado su aprendizaje en París en grandes casas, como Lasserre, Ledoyen y Laurent. Éste ha sido para mí un maravillo profesor de cocina y como un segundo padre. Gracias a él, supe dar un sentido moral a mi trabajo y realizar un beneficioso Tour de France de las cazuelas en los años 1980.

Llegué a Québec en 1986 y me convertí en sub-Chef del Hilton bajo el liderazgo de Jean Soulard. Conocí a Rolande Leclerc, que, por aquel entonces, era la “mayordomo” del Hotel del Croquembouche. Juntos, en 1990, abrimos nuestro restaurante Initiale que me permitió definir mi propia identidad culinaria.

Realizo una cocina que se parece a mí. Convivencia, generosidad, manjares de corazón constituyen las palabras clave que la definen.


¿Cuál ha sido su mayor emoción gastronómica?
Muy joven, mi primera salida familiar al restaurante, en el marco de una boda que me impresionó mucho. La cocina rica iba a la par de la generosidad de la recepción y del ambiente cálido.

¿El incidente de cocina más divertido que haya experimentado?
Un día que mi restaurante estaba a tope, surgió un corte de electricidad. Tuvimos que sacar los hornillos de camping de propano para la cocina y las velas para iluminar el comedor. Bueno, conseguimos hacer como si no hubiera pasado nada… Nuestros clientes salieron encantados: esto les había parecido tan divertido como romántico.

¿Su mejor consejo para los cocineros aficionados?
No siempre seguir las recetas a la letra. Innovar, inventar y sobre todo dosificar bien, según el ánimo del momento.