Cerrar Close
Relais & Châteaux es un mundo en sí, un mundo diverso. Un mundo acogedor, amable y gourmet, en el que la exigencia de máxima calidad común a nuestros afiliados se une la pasión por su establecimiento y por el territorio que lo acoge.
Fermer fermer
El arte de regalar Relais & Châteaux con nuestros Cheques y Cofres regalo CRÉATION. Para disfrutar de un fi n de semana encantador en un escenario excepcional, de una estancia alejada del mundo o de una cena gastronómica en la mesa de uno de nuestros Grands Chefs, más de 300 establecimientos de Relais & Châteaux acogen a las personas que haya elegido para regalarles una experiencia inolvidable.

¿Beneficiario de un regalo CRÉATION? ¿Beneficiario de un forfait LYS?

Cerrar Close
Descubran una auténtica vuelta al mundo, por la colección de Relais & Châteaux. Sea cual sea la ocasión o la duración de su estancia, cada establecimiento le ofrecerá lo mejor de su cultura y su región.
Nuestro canal de TV
Vea nuestros videos temáticos
 
 
Cerrar Close
Vivir una experiencia Relais & Châteaux significa vivir nuevas sensaciones. Cada una de nuestras casas le invita a explorar una variedad incomparable de sensaciones, en la que la belleza del lugar, la calidez de la acogida y la calidad de la cocina se conjugan a la perfección. Aromas y sabores, paisajes y colores hacen que cada estancia se convierta en una vivencia única e intensa.
Cerrar Close
Descubran nuestra excelente oferta gastronómica, clásica o contemporánea pero siempre creativa y sorprendente. Una creatividad reconocida en todo el mundo, ya que nuestros Grands Chefs forman parte de la élite de la gastronomía mundial.

Imprimir esta página [ES] Envoyer cette page à un ami

Homestead Inn - Thomas Henkelmann.

Restaurante de un Grand Chef Relais & Châteaux y hotel en una ciudad. Estados Unidos,Greenwich

Thomas Henkelmann

Chef
Homestead Inn - Thomas Henkelmann Greenwich 06830

Mis padres vivían en la Selva Negra en Alemania y nos gustaban los platos básicos muy frescos. Cuando cumplí los dieciséis años, empecé un aprendizaje de tres años en un hotel de la región en el que aprendí cómo preparar cocina francesa básica. Luego, fui a Ginebra en Suiza en donde me parecía que, por aquel entonces, nadie respetaba a un alemán en la cocina. El Chef, que era francés me decía: “ ¡Vuelve a tu casa! Ya que ni hablas francés“. Con lo cual, además de aprender a cocinar, tomé cursos de francés tres veces a la semana. De ahí me fui a l’Auberge d’Ill durante 15 meses. ¡La familia Heberlin ha sido muy buena!

El oficio de Chef es muy físico, así pues, cuando no estoy en la cocina, intento mantenerme en forma y elimino el estrés esquiando, jugando al tenis y haciendo ejercicio en mi club de deporte. Siempre se está de pie trabajando y se debe estar en forma para asumir este trabajo.


¿Cuál ha sido su mayor emoción gastronómica?
Mi padre cocinaba recetas alemanas. ¿Su bratwurst [salchicha asada a la parrilla]? ¡Era la mejor del mundo! También debería añadir que trabajar en l’Auberge d’Ill ha resultado muy agotador. Ahí es donde aprendí a no entusiasmarme demasiado. Cómo obtener sabores ricos, cómo racionalizar, cómo crear salsas.

¿El incidente de cocina más divertido que haya experimentado?
Durante mi aprendizaje, ¡me tiraron al vivero! Una manera de decirme: ¡bienvenido al oficio !

¿Su mejor consejo para los cocineros aficionados?
Prepare y ordene bien las cosas. No pase demasiado tiempo cocinando.


Hoteles
Elija una fecha



la central de reservas (Estados Unidos)

1 800 735 2478

¿Llamar desde otro país? Haga un clic aquí