Cerrar Close
Relais & Châteaux es un mundo en sí, un mundo diverso. Un mundo acogedor, amable y gourmet, en el que la exigencia de máxima calidad común a nuestros afiliados se une la pasión por su establecimiento y por el territorio que lo acoge.
Fermer fermer
El arte de regalar Relais & Châteaux con nuestros Cheques y Cofres regalo CRÉATION. Para disfrutar de un fi n de semana encantador en un escenario excepcional, de una estancia alejada del mundo o de una cena gastronómica en la mesa de uno de nuestros Grands Chefs, más de 300 establecimientos de Relais & Châteaux acogen a las personas que haya elegido para regalarles una experiencia inolvidable.

¿Beneficiario de un regalo CRÉATION? ¿Beneficiario de un forfait LYS?

Cerrar Close
Descubran una auténtica vuelta al mundo, por la colección de Relais & Châteaux. Sea cual sea la ocasión o la duración de su estancia, cada establecimiento le ofrecerá lo mejor de su cultura y su región.
Nuestro canal de TV
Vea nuestros videos temáticos
 
 
Cerrar Close
Vivir una experiencia Relais & Châteaux significa vivir nuevas sensaciones. Cada una de nuestras casas le invita a explorar una variedad incomparable de sensaciones, en la que la belleza del lugar, la calidez de la acogida y la calidad de la cocina se conjugan a la perfección. Aromas y sabores, paisajes y colores hacen que cada estancia se convierta en una vivencia única e intensa.
Cerrar Close
Descubran nuestra excelente oferta gastronómica, clásica o contemporánea pero siempre creativa y sorprendente. Una creatividad reconocida en todo el mundo, ya que nuestros Grands Chefs forman parte de la élite de la gastronomía mundial.

Imprimir esta página [ES] Envoyer cette page à un ami

Restaurant Andrew Fairlie.

Restaurante de un Grand Chef Relais & Châteaux en el campo. Reino Unido,Auchterarder

Andrew Fairlie

Chef
Restaurant Andrew Fairlie Auchterarder PH3 1NF

“Una familia compuesta de siete hermanos y hermanas y unos padres que estaban siempre ocupados. Cómo movilizarnos para llevar la casa. Por defecto, me tocó encargarme de hacer las cenas. Por inclinación, después de haber trabajado en un hotel-restaurante como lavaplatos, quise perseverar por esta vía.
La obtención de la beca de estudios Roux me permitió materializar todas mis esperanzas. Estuve en la brigada del Prés d’Eugénie, el restaurante mítico de Michel Guérard. ¡Una bicoca para un aprendiz escocés! Tras otros grandes restaurantes de París, me surgió una nueva oportunidad en mi tierra. En mi país, a dos pasos de mi casa, me ofrecieron abrir el restaurante de The Gleneagles Hotel. ¡Irrechazable! Salmón salvaje de las aguas puras del río Tay, urogallo rojo de las garrigas vecinas o el famoso buey Angus de Aberdeen. Desde el 2001, allí entono un cántico a los mejores productos de mi Escocia natal, con la ayuda de las clásicas técnicas francesas. Odas modernas a la naturaleza del entorno para un gran despertar de todos los sentidos”.


¿Cuál ha sido su experiencia gastronómica más emocionante?
Cuando me presentaron a la reina de Inglaterra y a todos los jefes de Estado del G8, después de haber preparado una cena con ocasión de la cumbre del 2005.

¿El incidente más divertido relacionado con la cocina?
Ver a mi segundo de cocina, un hombre rudo, caerse de espaldas en un gran perol de sopa de tomate, posado en el suelo para enfriarse. Corrí a meter la cabeza en la nevera para reírme con total discreción.

¿Su mejor consejo para los cocineros que empiezan?
Saber manejar el cuchillo, trabajar cuidadosamente y hacer bien las cosas sencillas.