Cerrar Close
Relais & Châteaux es un mundo en sí, un mundo diverso. Un mundo acogedor, amable y gourmet, en el que la exigencia de máxima calidad común a nuestros afiliados se une la pasión por su establecimiento y por el territorio que lo acoge.
Fermer fermer
El arte de regalar Relais & Châteaux con nuestros Cheques y Cofres regalo CRÉATION. Para disfrutar de un fi n de semana encantador en un escenario excepcional, de una estancia alejada del mundo o de una cena gastronómica en la mesa de uno de nuestros Grands Chefs, más de 300 establecimientos de Relais & Châteaux acogen a las personas que haya elegido para regalarles una experiencia inolvidable.

¿Beneficiario de un regalo CRÉATION? ¿Beneficiario de un forfait LYS?

Cerrar Close
Descubran una auténtica vuelta al mundo, por la colección de Relais & Châteaux. Sea cual sea la ocasión o la duración de su estancia, cada establecimiento le ofrecerá lo mejor de su cultura y su región.
Nuestro canal de TV
Vea nuestros videos temáticos
 
 
Cerrar Close
Vivir una experiencia Relais & Châteaux significa vivir nuevas sensaciones. Cada una de nuestras casas le invita a explorar una variedad incomparable de sensaciones, en la que la belleza del lugar, la calidez de la acogida y la calidad de la cocina se conjugan a la perfección. Aromas y sabores, paisajes y colores hacen que cada estancia se convierta en una vivencia única e intensa.
Cerrar Close
Descubran nuestra excelente oferta gastronómica, clásica o contemporánea pero siempre creativa y sorprendente. Una creatividad reconocida en todo el mundo, ya que nuestros Grands Chefs forman parte de la élite de la gastronomía mundial.

Imprimir esta página [ES] Envoyer cette page à un ami

Le Pré Catelan.

Restaurante de un Grand Chef Relais & Châteaux en una ciudad. Francia,Paris

Frédéric Anton

Chef
Le Pré Catelan Paris 75016

Inicié mi carrera en 1986 en Lille en el restaurante Flambard con Robert Bardot. Seguí en el Crayères con Gérard Boyer en Reims, para ser luego jefe de cocina de Joël Robuchon, con el que me quedé siete años, hasta 1996. En 1997, empecé a ser chef del Pré Catelan y en 2000, recibí el título de Mejor Obrero de Francia..

Oriundo de los Vosgos, región de labor, aprecio el rigor y la precisión. Mi cocina apunta a ser sencilla, sabrosa y refinada. Lo que quiero es que la gente descubra combinaciones auténticas marcadas por la filosofía: si la perfección no es de este mundo, no es una excusa para no intentar alcanzarla.


¿Cuál ha sido su mayor emoción gastronómica?
Hace un año, en Japón, fui con un amigo a un restaurante de sushi que nos había sido fuertemente recomendado: el Sukiyabashi Jiro.
Cual fue mi sorpresa cuando el taxi nos dejó ante una boca de metro. Bajamos las escaleras y nos encontramos ante un minúsculo restaurante, con un bar y diez taburetes. Detrás del mostrador, seis personas cortaban pescado, preparaban los sushi, los cubrían con salsas con un pincel, precisión, delicadeza, serenidad. En la boca, la emoción era total: el arroz a temperatura ambiente, crudo, cocido, ahumado, una explosión de sensaciones hasta llenárseme los ojos de lágrimas. El teléfono sonó. Era Michelin anunciando al Jiro que había obtenido una 3ª estrella.


¿El incidente de cocina más divertido que haya experimentado?
Durante un servicio de verano, sirviendo un aperitivo, una pequeña jalea de pepino cubierta con un poco de carpaccio de tomate. Un joven belga en prácticas se equivocó: en vez del coulis de tomates, trajo coulis de frambuesa… ¡El cliente vino a decirme que era una idea fantástica!

¿Su mejor consejo para los cocineros aficionados?
Optar por la sencillez: sin sobrepasar los cinco ingredientes. Ser exigente en la calidad de los productos. Seguir al pie de la letra el desarrollo de la receta.