Cerrar Close
Relais & Châteaux es un mundo en sí, un mundo diverso. Un mundo acogedor, amable y gourmet, en el que la exigencia de máxima calidad común a nuestros afiliados se une la pasión por su establecimiento y por el territorio que lo acoge.
Fermer fermer
El arte de regalar Relais & Châteaux con nuestros Cheques y Cofres regalo CRÉATION. Para disfrutar de un fi n de semana encantador en un escenario excepcional, de una estancia alejada del mundo o de una cena gastronómica en la mesa de uno de nuestros Grands Chefs, más de 300 establecimientos de Relais & Châteaux acogen a las personas que haya elegido para regalarles una experiencia inolvidable.
Cerrar Close
Descubran una auténtica vuelta al mundo, por la colección de Relais & Châteaux. Sea cual sea la ocasión o la duración de su estancia, cada establecimiento le ofrecerá lo mejor de su cultura y su región.
Nuestro canal de TV
Vea nuestros videos temáticos
 
 
Cerrar Close
Vivir una experiencia Relais & Châteaux significa vivir nuevas sensaciones. Cada una de nuestras casas le invita a explorar una variedad incomparable de sensaciones, en la que la belleza del lugar, la calidez de la acogida y la calidad de la cocina se conjugan a la perfección. Aromas y sabores, paisajes y colores hacen que cada estancia se convierta en una vivencia única e intensa.
Cerrar Close
Descubran nuestra excelente oferta gastronómica, clásica o contemporánea pero siempre creativa y sorprendente. Una creatividad reconocida en todo el mundo, ya que nuestros Grands Chefs forman parte de la élite de la gastronomía mundial.

Imprimir esta página [ES] Envoyer cette page à un ami

Bras - Sébastien et Michel.

Restaurante de un Grand Chef Relais & Châteaux y hotel en el campo. Francia,Laguiole

Sébastien Bras

Chef
Bras - Sébastien et Michel Laguiole 12210

Michel: Hijo de herrador, me inicié desde mi más tierna infancia con mi madre que cocinaba en su albergue de Laguiole. Hoy, todavía siguen presentes en mi memora las tostadas de nata de leche espolvoreadas de chocolate que me esperaban de regreso de la escuela, la “fouace” caliente (biscocho) distribuida después de las misas del armisticio, los cuadrados de chocolate negro cortados en cuatro, la sopa en la que mi madre echaba el pan duro, que me acompañaron a lo largo de toda mi juventud.

Espontáneamente, he tenido ganas de traducir en mi cocina estas emociones de la infancia. Si me inspiro en mi infancia y mi “país”, también respiro mi época. Autodidacta, he adquirido las técnicas culinarias aplicando una metodología casi científica.

Con este enfoque a la naturaleza, me llevo una mirada nueva a mi terruño, basada en observaciones y una contemplación que no ha hecho más que afirmarse a lo largo de los años.

Sébastien: A la edad en la que se fabrican navajas Laguioles en las ramas de avellanos, yo soñaba con cocina. Mi padre me comunicó su sensibilidad. Como él, quiero que mi cocina sea una himno a la región de Aubrac, ese país sin él cual no podría vivir. Practicamos una cocina de inspiración y, en este afán creativo, la tecnicidad siempre deja paso a la emoción.
Pequeño, mi padre me llevaba para ir de compras al mercadillo de Rodez. Así pues, me hizo descubrir y amar al producto. Aprendí su exigencia que consiste en respetar el producto en su identidad, observándolo, tocándolo, oliéndolo y dejándose impregnar por él para entenderlo.

Nuestras recetas reflejan emociones vividas. Comparto con mi padre ese gusto por los “cositas de nada” que recuerdan el candor de la infancia; picar una flor de trébol, deleitarme con una tostada de nata de leche, comer con los dedos, atreverse, ¡desaprender lo que me han aprendido!


¿Cuál ha sido su mayor emoción gastronómica?
Michel: Las dos únicas lonchas de “fouace” de Laguiole que nos ofrecían después de la conmemoración del armisticio de ambas guerras ante el monumento para los muertos.

Sébastien: pan cocido en la arena del desierto “Tegela”. Nunca olvidaré este momento de convivencia y todas las sensaciones que me atravesaron.

¿El incidente de cocina más divertido que haya experimentado?
Michel: Una carne “azul” (vuelta y vuelta) que un cliente me había pedido y que me dejó desamparado…

Sébastien: un “aligot” (puré de patatas con queso Tome fresco) que preparé para Pierre Gagnaire y su equipo al final de unas prácticas realizadas con él ¡y que no cuajó ! ¡Un fracaso total!

¿Su mejor consejo para los cocineros aficionados?
Michel: ¡Que participe toda la familia!

Sébastien: ¡¡Atrévase!! ¡Confíe en su sentido de lo bueno y en su intuición!


la central de reservas (Estados Unidos)

1 800 735 2478

¿Llamar desde otro país? Haga un clic aquí