Cerrar Close
Relais & Châteaux es un mundo en sí, un mundo diverso. Un mundo acogedor, amable y gourmet, en el que la exigencia de máxima calidad común a nuestros afiliados se une la pasión por su establecimiento y por el territorio que lo acoge.
Fermer fermer
El arte de regalar Relais & Châteaux con nuestros Cheques y Cofres regalo CRÉATION. Para disfrutar de un fi n de semana encantador en un escenario excepcional, de una estancia alejada del mundo o de una cena gastronómica en la mesa de uno de nuestros Grands Chefs, más de 300 establecimientos de Relais & Châteaux acogen a las personas que haya elegido para regalarles una experiencia inolvidable.

¿Beneficiario de un regalo CRÉATION? ¿Beneficiario de un forfait LYS?

Cerrar Close
Descubran una auténtica vuelta al mundo, por la colección de Relais & Châteaux. Sea cual sea la ocasión o la duración de su estancia, cada establecimiento le ofrecerá lo mejor de su cultura y su región.
Nuestro canal de TV
Vea nuestros videos temáticos
 
 
Cerrar Close
Vivir una experiencia Relais & Châteaux significa vivir nuevas sensaciones. Cada una de nuestras casas le invita a explorar una variedad incomparable de sensaciones, en la que la belleza del lugar, la calidez de la acogida y la calidad de la cocina se conjugan a la perfección. Aromas y sabores, paisajes y colores hacen que cada estancia se convierta en una vivencia única e intensa.
Cerrar Close
Descubran nuestra excelente oferta gastronómica, clásica o contemporánea pero siempre creativa y sorprendente. Una creatividad reconocida en todo el mundo, ya que nuestros Grands Chefs forman parte de la élite de la gastronomía mundial.

Imprimir esta página [ES] Envoyer cette page à un ami

Restaurant Apicius.

Restaurante de un Grand Chef Relais & Châteaux en una ciudad. Francia,Paris

Jean-Pierre Vigato

Chef
Restaurant Apicius Paris 75008

Mi madre, que era ama de casa, cocinaba todos los días con esmero y amor. De ello me quedó una gran sensibilidad a los olores y aromas de la cocina. Los días de fiesta, teníamos derecho a algunas cositas más, pero las cosas más simples eran las mejores. También ella es la que iba de compras al mercado en general. A mi padre, que era italiano, le gustaba cocinar pasta, pero con mucho menos organización que ella.

Mis padres vivían en una casa de campo con un jardín y una huerta. En la casa de mis abuelos, lindante con un río, se criaban gallinas, patos y conejos. Cuando estaba en su casa, íbamos todas las mañanas a buscar leche fresca a una granja cercana.

Con 14 años, sabía lo que quería hacer y nunca di mi brazo a torcer. Heredé este amor por la cocina de mi familia y siempre he querido traducirla en la carta de mis restaurantes –el Grandgousier, y luego, mis dos Apicius- la cabeza de ternero con salsa “Ravigote” de mi infancia, revisada y corregida o la galleta de pie de cerdo y la torta de pato tipo gran cocina burguesa.

Mi lema en cocina: sencillez, sabor, autenticidad. ¿Mi meta? Compartir el amor que me han transmitido mis padres y mis abuelos. Inclusive en un establecimiento de lujo como mi último Apicius, la sencillez y la autenticidad so primordiales.


¿Cuál ha sido su mayor emoción gastronómica?
¡Las recetas basadas en confitura de mi abuela! Ah, el olor de las confituras cociendo… es mi magdalena de Proust. Pienso en ella cuando elaboro postres como crema crujiente con regaliz o el „todo caramelo“.

¿Su mejor consejo para los cocineros aficionados?
Saber hacer bien es saber hacer simple.