Cerrar Close
Relais & Châteaux es un mundo en sí, un mundo diverso. Un mundo acogedor, amable y gourmet, en el que la exigencia de máxima calidad común a nuestros afiliados se une la pasión por su establecimiento y por el territorio que lo acoge.
Fermer fermer
El arte de regalar Relais & Châteaux con nuestros Cheques y Cofres regalo CRÉATION. Para disfrutar de un fi n de semana encantador en un escenario excepcional, de una estancia alejada del mundo o de una cena gastronómica en la mesa de uno de nuestros Grands Chefs, más de 300 establecimientos de Relais & Châteaux acogen a las personas que haya elegido para regalarles una experiencia inolvidable.
Cerrar Close
Descubran una auténtica vuelta al mundo, por la colección de Relais & Châteaux. Sea cual sea la ocasión o la duración de su estancia, cada establecimiento le ofrecerá lo mejor de su cultura y su región.
Nuestro canal de TV
Vea nuestros videos temáticos
 
 
Cerrar Close
Vivir una experiencia Relais & Châteaux significa vivir nuevas sensaciones. Cada una de nuestras casas le invita a explorar una variedad incomparable de sensaciones, en la que la belleza del lugar, la calidez de la acogida y la calidad de la cocina se conjugan a la perfección. Aromas y sabores, paisajes y colores hacen que cada estancia se convierta en una vivencia única e intensa.
Cerrar Close
Descubran nuestra excelente oferta gastronómica, clásica o contemporánea pero siempre creativa y sorprendente. Una creatividad reconocida en todo el mundo, ya que nuestros Grands Chefs forman parte de la élite de la gastronomía mundial.

Imprimir esta página [ES] Envoyer cette page à un ami

Antica Corona Reale.

Restaurante de un Grand Chef Relais & Châteaux en el campo. Italia,Cervere

Gian Piero Vivalda

Chef
Antica Corona Reale Cervere 12040

En Cervere, risueño microcosmos a orillas del río Stura di Demonte, a mitad de camino entre la llanura y las colinas, en el número 13 de la Via Fossano, reside la familia Vivalda desde 1815, que ahora está a punto de ver nacer la quinta generación después de Eugenia, hermana de Gian Piero, hijos de Giacomina y Renzo.

Gian Piero nació y creció en Cervere, enamorado de la cocina, se formó con su abuelo Eugenio que enseñó a su nieto el placer de la mesa y las reglas de la cocina. Junto a su abuelo, Gian Piero empieza a ayudar a la familia durante la preparación básica para el servicio del restaurante y su madre en la gestión del restaurante.

Gian Piero estudió en la escuela de hostelería de Mondovi y durante las vacaciones de invierno trabaja en las más famosas estaciones de esquí: St. Moritz, Cortina, Limone Piemonte, mientras que aprovecha las vacaciones de verano para trabajar en los balnearios.

En 1988, Gian Piero termina la escuela y trabaja en Europa antes de decidirse a volver a Cervere para gestionar la empresa familiar.

Convertido en propietario en 1944, Gian Piero decide ampliar sus experiencias y Francia fue un buen destino para trabajar.

Alumno de Georges Blanc, Alain Ducasse y Alain Dutournier, amplía sus conocimientos sobre la cocina con nuevas ideas; en Cervere destaca por elaborar una cocina tradicional e innovadora con productos locales e ingredientes novedosos.

En 2003, Gian Piero obtiene su primera estrella Michelin y en 2010 la segunda, además de muchos otros premios en Italia.


¿Cuál ha sido su experiencia gastronómica más emocionante?
Mi mejor experiencia gastronómica fue durante unas prácticas que hice en el restaurante de Alain Ducasse donde fui ayudante de cocina cuando tenía 18 años.
Al final de mis prácticas, el chef me felicitó; era la primera vez que me dirigía la palabra y la primera vez que valoré el trabajo de cocinero.

¿El incidente más divertido relacionado con la cocina ?
Mi incidente preferido sucedió durante mis primeras prácticas en St. Moritz en el Badrutt’s Palace, cuando mi chef persiguió al maître del hotel por toda la cocina con una sartén candente en la mano porque se equivocó e intercambió los menús de dos bodas diferentes que se celebraban a la vez.

¿Su mejor consejo para los cocineros que empiezan?
Creo que todos los que quieran llegar chefs tienen que tomar una decisión importante en su vida.
Ser chef es un trabajo difícil en cuanto a horarios, condiciones y relaciones humanas.
Decidirse a abrir un restaurante, un hotel o algo semejante es una decisión importante porque conlleva consagrar su vida a una sola cosa.
Las cuantiosas horas de trabajo y la investigación permanente sobre los productos de base y la forma de cocinarlos deparan muchas satisfacciones.
Un hombre o una mujer que quieran ser chefs tendrán que pasar por muchos sitios y restaurantes con cocina local que tengan un punto de vista similar respecto a la cocina. Yo no diría que hay que elegir los locales que tengan una forma de trabajar parecida, sino una filosofía similar, productos excelentes, búsqueda permanente y un trabajo de calidad en todas sus facetas.