Cerrar Close
Relais & Châteaux es un mundo en sí, un mundo diverso. Un mundo acogedor, amable y gourmet, en el que la exigencia de máxima calidad común a nuestros afiliados se une la pasión por su establecimiento y por el territorio que lo acoge.
Fermer fermer
El arte de regalar Relais & Châteaux con nuestros Cheques y Cofres regalo CRÉATION. Para disfrutar de un fi n de semana encantador en un escenario excepcional, de una estancia alejada del mundo o de una cena gastronómica en la mesa de uno de nuestros Grands Chefs, más de 300 establecimientos de Relais & Châteaux acogen a las personas que haya elegido para regalarles una experiencia inolvidable.
Cerrar Close
Descubran una auténtica vuelta al mundo, por la colección de Relais & Châteaux. Sea cual sea la ocasión o la duración de su estancia, cada establecimiento le ofrecerá lo mejor de su cultura y su región.
Nuestro canal de TV
Vea nuestros videos temáticos
 
 
Cerrar Close
Vivir una experiencia Relais & Châteaux significa vivir nuevas sensaciones. Cada una de nuestras casas le invita a explorar una variedad incomparable de sensaciones, en la que la belleza del lugar, la calidez de la acogida y la calidad de la cocina se conjugan a la perfección. Aromas y sabores, paisajes y colores hacen que cada estancia se convierta en una vivencia única e intensa.
Cerrar Close
Descubran nuestra excelente oferta gastronómica, clásica o contemporánea pero siempre creativa y sorprendente. Una creatividad reconocida en todo el mundo, ya que nuestros Grands Chefs forman parte de la élite de la gastronomía mundial.

Imprimir esta página [ES] Envoyer cette page à un ami

Château d’Adoménil.

Restaurante de un Grand Chef Relais & Châteaux y hotel en un parque. Francia,Lunéville

Cyril Leclerc

Chef
Château d’Adoménil Lunéville 54300

No vengo de una familia de cocineros, pero siempre me ha gustado este hermoso oficio.

Debuté con un aprendizaje en pastelería en Lunéville. Mi maestro en aprendizaje me transmitió el amor por este primer oficio de pastelero, así como rigor y respeto por los buenos productos. Tras este aprendizaje, opté por seguir trabajando a su lado hasta su jubilación.

En 1994, entré en La Maison Lalonde de Nancy como confitero chocolatero.

En 1996, integré la brigada de Château d’Adoménil como pastelero y me fui a trabajar con mis suegros aceptando el empleo que me proponían desde mi boda con su hija Sophie en1994.

Entonces es cuando descubrí el mundo de la cocina, trabajando con mi suegro y mi cuñada Cathy. También me impactó la influencia del abuelo de Sophie, cocinero formado en el molde Escoffier que me proporcionó muchos libros y me explicó las bases.

Cada día me iba atrayendo más la cocina. Después de mi trabajo, realizaba pruebas, intentando adaptar técnicas del dulce al salado, mi suegro descubrió mi interés y me aconsejó.

Cambié de rumbo en 1998, entrando como pinche de cocina. Apasionado, descubría cada puesto con humildad y fui ascendiendo discretamente los peldaños. Pasé a Segundo de cocina en 2001 y Chef en 2003 bajo la mirada atenta de mi suegro.

La confianza y generosidad de mis suegros permitió que se realizara con suavidad la transición y tomamos oficialmente los mandos desde hace 2 años con el único objetivo de continuar la hermosa aventura de Adoménil.

¿Mi cocina? Respetuosa con el producto, liviana, moteada de notas viajantes.


¿Cuál ha sido su mayor emoción gastronómica?
En mayo de 1998, una cena eminente en el Arnsbourg en Baerenthal. Nos cautivó la magia de Klein. Entendí que existía un universo gastronómico por descubrir.

¿El incidente de cocina más divertido que haya experimentado?
Como cada domingo, esperábamos a dos clientes leales. Conociendo sus gustos, habíamos preparado un tradicional pollo de Bresse puesto a reposar apenas sacado del horno. Eso era sin contar con el olfato de su perro, llamado “gourmet” (¡estas cosas no se inventan!) que aprovechó la pausa antes del almuerzo para infiltrarse en las cocinas y llevarse el pollo. Más generoso que sus dueños, el perro fue les llevó la carcasa cuando estaban paseando por el parque para abrirles el apetito ¡bajo la mirada circunspecta del equipo que había vuelto a la cocina!

¿Su mejor consejo para los cocineros aficionados?
Realizar una cocina simple con buenos productos para compartir un momento de felicidad con otras personas.


Hoteles
Elija una fecha



la central de reservas (Estados Unidos)

1 800 735 2478

¿Llamar desde otro país? Haga un clic aquí