Cerrar Close
Relais & Châteaux es un mundo en sí, un mundo diverso. Un mundo acogedor, amable y gourmet, en el que la exigencia de máxima calidad común a nuestros afiliados se une la pasión por su establecimiento y por el territorio que lo acoge.
Fermer fermer
El arte de regalar Relais & Châteaux con nuestros Cheques y Cofres regalo CRÉATION. Para disfrutar de un fi n de semana encantador en un escenario excepcional, de una estancia alejada del mundo o de una cena gastronómica en la mesa de uno de nuestros Grands Chefs, más de 300 establecimientos de Relais & Châteaux acogen a las personas que haya elegido para regalarles una experiencia inolvidable.

¿Beneficiario de un regalo CRÉATION? ¿Beneficiario de un forfait LYS?

Cerrar Close
Descubran una auténtica vuelta al mundo, por la colección de Relais & Châteaux. Sea cual sea la ocasión o la duración de su estancia, cada establecimiento le ofrecerá lo mejor de su cultura y su región.
Nuestro canal de TV
Vea nuestros videos temáticos
 
 
Cerrar Close
Vivir una experiencia Relais & Châteaux significa vivir nuevas sensaciones. Cada una de nuestras casas le invita a explorar una variedad incomparable de sensaciones, en la que la belleza del lugar, la calidez de la acogida y la calidad de la cocina se conjugan a la perfección. Aromas y sabores, paisajes y colores hacen que cada estancia se convierta en una vivencia única e intensa.
Cerrar Close
Descubran nuestra excelente oferta gastronómica, clásica o contemporánea pero siempre creativa y sorprendente. Una creatividad reconocida en todo el mundo, ya que nuestros Grands Chefs forman parte de la élite de la gastronomía mundial.

Imprimir esta página [ES] Envoyer cette page à un ami

Le Manoir aux Quat’ Saisons.

Restaurante de un Grand Chef Relais & Châteaux y hotel en el campo. Reino Unido,Oxford

Raymond Blanc et Gary Jones

Chef
Le Manoir aux Quat’ Saisons Oxford OX44 7PD

Mi infancia probablemente es un tópico de la vida rural francesa. Ha constituido el fundamento y la estructura de mi manera de enfocar tanto la cocina como la gente Con siete años, mi padre me llevó al jardín y me pidió que tomara una mano de tierra para mirarla, olerla y ¡probarla! Y obviamente estuve muy involucrado en la dura labor de la huerta, mientras mis amigos jugaban al fútbol. Luego, teníamos que cosechar las verduras, cortar las matas, recortar las verduras, mi madre cocinada y a menudo las metía en botes para el invierno. A partir de los siete años, también he sido un cazador-cosechador en el bosque de Franche-Comté que cuenta con prados en los crecen cantidad de fabulosos productos: Setas, mízcalos, espárragos salvajes, frutos salvajes y flores. Todo lo que cosechábamos lo entregábamos a mi madre que llevaba a cabo un simple acto de cocina imaginativa y vendíamos el resto al lado de la carretera. Esto me dio un buen conocimiento de los ciclos de las estaciones y también me convirtió en un chico rico ¡con apenas 10 años!

Cuando teníamos pollo o conejo en casa, hacía todo lo posible para preparar yo la olla. La cocina se encontraba en el centro de nuestra casa. Pero la comida también era un regalo, un acto de amor que se debía compartir con las personas a las que amábamos, la familia. Todos estos valores impregnaron mi propio enfoque de la cocina y de la preparación de los alimentos.

Cuando aún era un chiquillo en Besançon, vi cómo la gente iba alegre y contenta a comer al restaurante y me dije: “yo también quiero comunicar este placer a la gente”. El problema es tener la capacidad de comprometerse en lo que uno hace. No quiero decir que sea más genial que cualquiera pero sí quiero subrayar que trabajé un poco más duro que la mayoría de la gente. Uno no puede ser el mejor en todo. Sabía bastantes cosas como para rodearme de gente excelente, un equipo formidable.


¿Cuál ha sido su mayor emoción gastronómica?
Cuando me pidieron que cocinara para niños en nuestro hospital comunal de Marsen, Oxford. Estos niños de entre 7 y 10 años padecían cánceres y leucemias, eran muy receptivos a mi cocina que apreciaron.


¿El incidente de cocina más divertido que haya experimentado?
Mi clienta preferida, y de mucho, era la Reina madre. Tengo una anécdota, totalmente auténtica. Cociné tantas veces para ella que un día, me miró y me dijo: “Señor Blanc, usted ha hecho tanto por mí cuando yo he hecho muy poco por usted. ¿Qué puedo hacer por usted? Y luego, respondió ella misma a su pregunta y dijo: “Sé lo que voy a hacer por usted. Iré al Manoir“. Y es lo que hizo. Una hermosa jornada de agosto, tres Bentley entraron con las banderas reales, etc. La Reina madre salió con una buena cantidad de ricos amigos, eran unos 50, todos vestidos con colores vivos. Comieron en la sala principal con todos los clientes. Ha sido un espectáculo espléndido. Después de la comida, me miró y me preguntó: “Cuál es su mayor éxito, Señor Blanc ?” . Me dije a mí mismo: “Por dios, ¿que debo responder?” Le contesté, intentando ser gracioso, que mi mayor éxito era de haber conseguido que 200 Ingleses e inglesas canten la Marseillaise con la mano en el corazón. En este instante los clientes del restaurante se pusieron pálidos: no se podían creer lo que oían. Pero la Reina me miró y con una gran sonrisa, paso su muleta a la mano izquierda se levantó y me dijo. “Yo también, Señor Blanc, cantaré la Marseillaise. “ Ha sido increíble. Tenía unos 92 años entonces e insistió para encontrar a todo le personal de mi restaurante y les dio la mano a todos. Eso sí que es tener categoría.

¿Su mejor consejo para los cocineros aficionados?
Nunca cocine un plato nuevo para los invitados. Pruébelo primero con la familia y los amigos que lo(la) aguantan desde hace mucho tiempo. Una buena comida empieza con ingredientes sanos. Utilice únicamente alimentos frescos de temporada, ecológicos si es posible, para garantizar una comida sana y una buena calidad nutricional. Procure preparar siempre el entrante y el postre de antemano para poder elaborar el plato principal cuando estén presentes los invitados.


Hoteles
Elija una fecha



la central de reservas (Estados Unidos)

1 800 735 2478

¿Llamar desde otro país? Haga un clic aquí